top of page

Febrero: el mes ideal para trasplantar tus plantas

El invierno poco a poco se despide y la calidez del segundo mes de año empieza asomarse por la ventana. En este sentido observamos que se ha ido la temporada navideña, hemos retirado el árbol de Navidad, los centros de mesa con las nochebuenas, las coronas, etc, y ¿vuelta a la normalidad? es el momento perfecto para redecorar y más aún para trasplantar tus plantas a un nuevo lugar en el jardín o a una maceta de mayor tamaño.


En esta ocasión te compartimos unos consejos sencillos pero efectivos que te ayudarán a hacerlo de la manera correcta.


Antes de iniciar, es muy importante que cuentes con algunas herramientas básicas de jardinería y materiales para hacer el cambio con mucho cuidado. Nosotros te recomendamos los siguientes:

● Tijeras.

● Pala de jardinería.

● Maceta del tamaño adecuado al espacio y planta.

● Tierra de composta.

● Regadera.

● Agua.



¡Cuando tengamos todas nuestras herramientas pasamos a la acción!


1.- Limpiar el espacio donde estarán tus plantas:

Si las colocarás en jardín hay que retirar toda la basura, como pasto, hojas, piedras, etc. o si las colocarás en una maceta de mayor tamaño hay que lavarla cuidadosamente y secarla muy bien para poder agregar la tierra con composta.



Aquí puedes ayudarte con el rastrillo para quitar toda la vegetación que no queremos y posteriormente hacemos un pequeño orificio alrededor de la planta que queremos trasplantar puedes apoyarte de la pala de jardinería). Este debe ser lo suficientemente amplio para que podamos sujetar y extraerla con cuidado.


2.- Agrega el sustrato o tierra de composta:

Tenemos que asegurarnos que la planta no pierda humedad, así que debemos añadir una capa de composta al fondo de la maceta nueva o esparcirla en el área del huerto donde será el nuevo hogar de nuestra flor.



3.- Extraer la planta:

Hay que sacarla de manera delicada de su antiguo hogar. Para que este proceso sea más sencillo hay que regarla de manera abundante, empapando todo el sustrato.


Luego, daremos algunos golpes a la maceta para que la tierra se desprenda. Debe salir con facilidad, pero si se te dificulta puedes regar un poco más e intentar de nuevo.


4.- Completar el trasplante:


¡Ya estamos por terminar! Lo único que hace falta para darle la bienvenida a su nuevo hogar es rellenar la maceta o huerto con más sustrato o composta.

Te recomendamos presionar un poco la tierra para compactarla para saber si estás agregando la cantidad correcta o por el contrario, quitar un poco.


5.- Riego:

Esta es una parte muy importante después del trasplante. Hay que regarla únicamente cuando lo necesite, eso es cuando la tierra de la maceta está casi o completamente seca.


Hay que tener cuidado para evitar encharcamientos o regarla demasiado, ya que una planta con riego excesivo puede provocar que se pudran sus raíces.



Cuidados extra:

Coloca tu maceta en un área donde reciba la cantidad de luz ideal para el tipo de planta. Un lugar luminos0 pero protegido del sol directo es casi siempre la mejor opción.


¡Ya que sabes todo lo necesario para mover tus plantas a un espacio más amplio, qué esperas para hacerlo!


24 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page